La delegación de educación tiene dos grandes áreas de trabajo: la continuidad escolar de los niños, niñas y/o adolescentes derivados y derivadas y los trámites administrativos de educación tanto para docentes como para alumnos y alumnas.
La educación para niños, niñas y/o adolescentes derivados y derivadas se realiza en modalidad hospitalaria y domiciliaria. El servicio se circunscribe a quienes están radicados en CABA. La prioridad es que no pierdan la escolaridad ni su regularidad, por lo que desde la delegación se contactan con los colegios de cada uno y elevan todos los meses un informe para constar la asistencia y evolución de los alumnos y alumnas.
Ante la falta de una maestra o del alumno o alumna por un turno médico, se libra un acta en la que se deja constancia. Los niños, niñas y/o adolescentes tienen instancias de evaluación a cargo de las docentes.
Siempre que los alumnos tengan una derivación -como titular o acompañante- demasiado prolongada en el tiempo, desde la delegación se insta a que escolaricen a los niños y a las niñas en Buenos Aires.
El sistema de su llegada a la delegación de educación es diverso, aunque usualmente es alertado desde educación de la provincia, también se incorporan mediante la articulación con la Caja de Servicios Sociales y la Delegación del Ministerio de Salud en la Casa de Santa Cruz.